BCN: 627 062 371  |  RUBÍ: 623 063 543

La contratransferencia en el proceso terapéutico

Puede ser que en una sesión con un paciente hayas experimentado frustración o enfado al detectar resistencia al cambio, sentirte abrumado por los problemas del paciente o hayas detectado dificultades para establecer tus límites claros. Estas serían reacciones naturales que nos causan, a nosotros como terapeutas los comportamientos de nuestros pacientes, en base/consecuencia de aquellas emociones, sensaciones o sentimientos reprimidos. Lo que comúnmente en psicoanálisis se denomina contratransferencia.

Hoy os venimos a hablar de aquellos fenómenos que pasan en el espacio terapéutico a nivel inconsciente y tienen una fuerte influencia en el proceso del paciente. Es importante abordar la contratransferencia para el buen desarrollo del proceso, si este trabajo no se realiza, pueden no producirse los objetivos deseados por las dos partes. La transferencia y la contratransferencia son dos de esos fenómenos que pueden afectar en el proceso terapéutico.

Dedicamos primero un espacio a hablar de la transferencia para poder entender las diferencias con la contratransferencia y no dar pie a confusión. La transferencia aparece cuando la persona transfiere de forma inconsciente y revive en sus vínculos antiguas emociones, afectos o deseos reprimidos hacia otra persona. Es una herramienta de trabajo para los psicólogos y de gran utilidad a la hora de realizar cambios estables en la psique de la persona. Con ello podemos conseguir reducir las resistencias psíquicas de la persona, haciendo consciente y ayudando al paciente a aceptar aquello reprimido.

¿Cuándo esta es detectada como podemos proceder?

Cuando como terapeutas identificamos la transferencia en la relación terapéutica, podemos abordarla de forma cuidadosa y comprensiva. El terapeuta puede hablar abiertamente sobre aquellos sentimientos y dinámicas que están surgiendo, ayudado al paciente a comprender la relación existente con sus experiencias pasadas. El objetivo es conseguir que el paciente pueda aumentar la consciencia de sí mismo.

Diferente es cuando hablamos de contratransferencia, nos referimos a los sentimientos, reacciones y actitudes emocionales que el psicólogo experimenta hacia el paciente en el proceso terapéutico. Puede incluir emociones como exceso de empatía, frustración o enfado… Se podrían describir varios detonantes que provocan su aparición:

  • El contenido que nos trae el paciente a la sesión
  • La percepción que tenemos paciente
  • Transferencia

 

La transferencia y contratransferencia no se consideran ni positivos ni negativos en sí mismo, son fenómenos naturales que surgen en el proceso terapéutico y nos proporcionan información valiosa sobre dinámicas emocionales del paciente y propias.

 

Ahora bien, cómo gestionamos la contratransferencia en el proceso terapéutico como psicólogos

Como ya hemos visto, la contratransferencia nos da información sobre lo que está pasando en la dinámica terapéutica y aquellos aspectos inconscientes que aparecen.

No cabe duda de que la contratransferencia puede influir en el tratamiento y en el vínculo terapéutico. Condicionará su visión del caso y de la persona. Mediante una supervisión continua donde se aborda el análisis del caso, contratransferencia, estrategias de tratamiento, los supervisores nos ayudarán señalando las manifestaciones de nuestras reacciones contratransferenciales.

Resumiendo, y poniendo especial atención en este punto para entender el manejo de la contratransferencia en terapia, es importante que seamos conscientes de la necesidad de revisar nuestros casos y busquemos apoyo profesional para comprender nuestras reacciones emocionales.

¿Y por qué es importante?

Porque una vez se ha gestionado de forma adecuada se protege el espacio, convirtiéndolo en un espacio seguro para el paciente. Se trabaja de forma transparente y se consigue un vínculo terapéutico más fuerte y estable.

Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?