BCN: 627 062 371  |  RUBÍ: 623 063 543

Cómo dar el paso de ir a terapia 

CÓMO DAR EL PASO DE IR A TERAPIA 

¿Cómo dar el paso de ir a terapia? Es cierto que, cada vez más, el estigma de la psicología va teniendo otro tipo de connotaciones. La salud mental empieza a tener un papel mucho más protagonista y la sociedad está tomando conciencia de lo importante que es cuidarse tanto por fuera como por dentro.  

Pero, dar el paso de ir a terapia es otra cosa. Y es que, muchas veces, va más allá del estigma de la terapia y el foco se coloca en el hecho de pedir ayuda. Es decir, más allá de las ideas que envuelven el hecho de ir al psicólogo, se esconde de manera inconsciente, o no, una creencia sobre lo que implica pedir ayuda.  

El acto de pedir ayuda se suele enfocar desde creencias erróneas sobre nosotros mismos que, de una manera u otra, nos hace creer que no somos suficientes o que, incluso, estamos rindiéndonos a la vida. Y nada más lejos de la realidad.  

PEDIR AYUDA COMO SÍMBOLO DE VALENTÍA 

En la sociedad en la que estamos actualmente, nos han hecho pensar que no necesitamos de nadie para gestionar nuestro día a día. Nos sumergen en mensajes como “Tú puedes con todo” con toda la carga que supone el trasfondo de esa creencia. Somos seres sociales. No podemos negarlo. Y no pasa nada por pedir ayuda.  

Además, solemos pensar que cuando estamos pidiendo ayuda estamos mostrando una debilidad. Pero, como decíamos, nada más lejos de la realidad. 

Cuando pedimos ayuda, estamos poniendo el foco en nosotros mismos. Estamos priorizando nuestro bienestar. No es fácil pedir ayuda. Por ello, es importante romper con la creencia de asociar el pedir ayuda con la sensación o percepción de debilidad o incluso fracaso.  

DÓNDE ESTÁ NUESTRO LÍMITE 

Como comentábamos anteriormente, muchas frases como las “Wonderfulianas” han generado apología de muchas creencias, entre las que nos encontramos con el “YO PUEDO CON TODO”. Y es que, hasta cierto punto, se puede convertir en una creencia muy limitadora, ya que, si nos ponemos como mantra este mandato, corremos peligro de sentir o conectar con el fracaso. Es importante recordarnos que somos humanos. Por ello, el primer paso es reconocer que no podemos con todo, y eso está bien. No tienes que poder con todo.

La mayoría de las personas llevamos encima una mochila llena de creencias, experiencias, algunas más dolorosas que otras y es importante pararnos a revisar qué llevamos encima. Una manera para poder repasar cada una de las experiencias y situaciones que nos han ido influyendo y determinando de una manera u otra, es a través de un proceso de terapia. 

Cuando iniciamos el camino del proceso terapéutico empezamos a reconocer nuestras limitaciones. Esto, paradójicamente nos ayuda a potenciar estas limitaciones substituyéndolas por potencialidades.  Convirtiendo nuestras debilidades en fortalezas. 

Porque cómo dice Viktor Frankl “Cuando ya no podemos cambiar una situación, tenemos el desafío de cambiarnos a nosotros mismos.” 

EL MIEDO ANTE LO DESCONOCIDO 

Nuestro día a día está lleno de pequeñas decisiones que vamos tomando y en momentos vitales, pueden llegar a ser decisiones muy importantes como, por ejemplo; cambiar de trabajo, mudarnos, romper una relación, empezar otra de nuevo…y una larga lista en las que debemos tomar partido por una opción u otra. Es aquí donde los miedos, a cualquier tipo de decisión, empiezan a tener un papel, a veces, demasiado importante. Una de las emociones que más papel protagonista tienen a la hora de decidir empezar un proceso de terapia. 

Esta emoción lleva con nosotros desde que existimos, teniendo una función principalmente adaptativa. Des de nuestros orígenes, existe el miedo como método de supervivencia para nuestra especie. Nos alerta de aquellas situaciones que pueden ser peligrosas para nosotros, pero ¿Cuándo este miedo deja de ser útil o necesario? 

Cuando el miedo deja de tener una función adaptativa. Por tanto, si sientes que no puedes con todo. Es hora de ir de la mano con este miedo a emprender un viaje de autoconocimiento.

Uno de los mayores miedos que tiene el ser humano es ante aquello desconocido. Por ello, si nunca has realizado terapia seguramente te estarás haciendo muchas preguntas sobre qué es exactamente esto de empezar un proceso terapéutico.  

¿QUÉ ES HACER TERAPIA? 

Hacer terapia es un espacio único y exclusivamente para ti. Un lugar seguro en el que poder revisar, explorar, aprender y gestionar todo aquel malestar que se produce en tu día a día.  

Es importante por ello, tener en cuenta a quién tenemos delante. Revisar su formación, tener referencias y, sobre todo, sentirte en un entorno cálido y muy seguro en el que ir creando un vínculo único entre dos personas. 

El profesional te hará de espejo. Una especie de espejo en el que podrás ver todos los reflejos de tu mundo interior. Cómo te relacionas con tu entorno, cómo gestionar las emociones que fluyen en tu cuerpo…basándonos en unos objetivos marcados tanto por ti como por la persona que te acompaña en este espacio.  

Hacer terapia es uno de los actos de mayor valentía.  

LA METÁFORA DE LOS ESCALADORES 

Para conocer y dar el paso de ir a terapia: Imagina que tu terapeuta y tú sois dos escaladores, ambos subiendo por la misma montaña. El terapeuta junto contigo, va ir construyendo distintas herramientas para que podáis escalar de manera conjunta todo ese trayecto. Es importante tener en cuenta que, cada una de estas herramientas las vais a construir de la mano. Codo con codo. Para que, ante cualquier obstáculo, tengáis todo lo necesario para ir transitando y gestionando cada uno de las dificultades que os vayáis encontrando. 

Finalmente, aunque el terapeuta indique el camino, tú eres el que tiene que subir la montaña. Pero el psicólogo o la psicóloga que vaya contigo de la mano, te ayudará a alcanzar la cima de esa montaña para ver tu vida desde distintos ángulos, con herramientas nuevas y habiendo superado tanto el camino que queda atrás, como el que queda por seguir.  

Toda transformación empieza por uno mismo. Escoge cómo quieres vivir. 

Creemos que es posible aprender a regular nuestras emociones, superar nuestro pasado. Dejar atrás aquello que nos daña y adoptar patrones estables y adaptativos de comportamiento saludable. No dejes pasar la vida. Es tu oportunidad de vivirla mejor, en conexión contigo y en equilibrio. 

Si quieres conocer a cada uno de los profesionales con los que tenemos el lujo de colaborar puedes ir al siguiente enlace: CONOCE A NUESTRO EQUIPO

Irene Gutiérrez. Psicóloga & Sexóloga de Adultos. Especialista en Bienestar emocional y Autoestima. Especializada en Terapias de Tercera Generación basadas en Psicología Transpersonal, Mindfulness, Gestión emocional  y Sexología.

Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?